Noticias Home

Expertas en Seguridad Laboral

…………………………..

 

Si se trabaja en altura y con arnés, una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta es el factor de caída. Viene determinado por la diferencia entre la altura a la que se encuentra la persona trabajadora durante la realización de sus tareas y la altura en la que quedaría en caso de caída (en función de la posición del punto de anclaje). Es importante conocer esta información a la hora de elegir en qué punto nos amarramos y así poder evitar que las caídas sean más graves. Cuanto más cerca del factor de caída 0 estemos, menos graves serán las consecuencias. Priorizaremos siempre que el punto de anclaje sea seguro.

  • Factor de caída 0: el punto de anclaje está por encima del punto de fijación del arnés. Por lo que la distancia que caída es menor que la longitud de la cuerda.
  • Factor de caída 1: el punto de anclaje a la estructura está al mismo nivel que el punto de fijación del arnés. Esto significa que la distancia de caída es la misma que la longitud de la cuerda.
  • Factor de caída 2: el punto de anclaje está más bajo que el punto de fijación del arnés, esto implica una distancia de caída mayor que la longitud de la cuerda.

 

 

El arnés, además de obligatorio, es esencial para prevenir más daños en la caída, pero se tiene que usar debidamente para que su efecto sea el más óptimo posible.

  • Primero se bebe hacer una revisión visual antes de usarlo para detectar daños en el equipo (quemaduras, cortes, roturas,…)
  • Debe mantenerse y guardarse adecuadamente, evitando exponerlo a las inclemencias del tiempo.
  • Se debe utilizar el arnés de seguridad adecuado en función del trabajo a realizar.
  • Los cinturones de seguridad no se consideran sistemas anti-caídas.
  • Mantenerlos limpios, sin pintura ni manchas que no permitan regular correctamente el arnés o impedir detectar roturas. Evitar aplicar disolvente, ya que puede dañar el material.
  • Debe llevarse bien atado, y no se deben llevar elementos en los bolsillos que puedan hacer presión.
  • El sistema de anclaje se debe colocar donde se indica la letra “A”.
  • Los anillos laterales son para el posicionamiento no para el anclaje.
  • En caso de caída puede existir el síndrome orto-estático.

 

¿Qué es, entonces, el síndrome del arnés? También se le conoce como síndrome por suspensión Orto-estática, trauma por suspensión o Shock Orto-estático. Se empezó a detectar por primera vez y a estudiar en la Segunda Guerra Mundial, cuando encontraban a los paracaidistas suspendidos en los árboles, sin signos vitales.

 

La aparición de esta patología requiere de la combinación de dos factores: la inmovilidad y la suspensión, y puede darse en personas trabajadoras inconscientes y suspendidos o trabajadores conscientes debido a una suspensión mantenida, un uso de EPI inadecuado, caída o agotamiento.  Debido a la posición de suspensión vertical, la persona  trabajadora sufrirá un aumento significativo del volumen de sangre en las extremidades inferiores. Esto implicará que durante esos minutos, habrá un déficit en el volumen de sangre que debe regresar al corazón. Al no llegar suficiente torrente sanguíneo afectará a su vez al resto de órganos vitales por falta de oxigenación de los tejidos. De manera visual y descriptiva, la presión que ejercen las cintas del arnés crea un efecto “torniquete” en las venas Safena y Femoral de las extremidades inferiores.

 

 

No hay signos premonitorios claros que faciliten la detección del síndrome. A menudo los síntomas se inician de manera repentina y avanzan con rapidez. Es muy importante priorizar la inmediatez del rescate para poder prevenir o paliar los efectos del síndrome del arnés. Los síntomas son los siguientes:

  • Entumecimiento de extremidades inferiores. Hormigueos y parestesias.
  • Cianosis
  • Acúfenos o zumbidos auditivos
  • Disminución de flujo cerebral. (Arnés industrial o de pecho: compresión de tórax y abdomen)
  • Sudoración
  • Mareos / nauseas
  • Pérdidas de visión
  • Pérdida de consciencia

 

Si el síndrome avanza, y se mantiene la suspensión, finalmente se producirá:

  • Hipotensión Arterial
  • Alteraciones del ritmo cardíaco: Taquicardia / Bradicardia
  • Shock hipovolémico
  • Fallo Multiorgánico
  • El fallecimiento puede ocurrir durante la suspensión o tras el rescate, debido a los daños que el organismo ha sufrido en este intervalo de tiempo.

 

Los síntomas pueden aparecer en los primeros 5 minutos de suspensión. La posibilidad de sobrevivir cuando la suspensión se prolonga más de dos horas es mínima. El síndrome orto-estático se puede producir por la caída en altura de una persona trabajadora que está realizando su trabajo sujeto a un arnés de seguridad. Por ello se recomienda cuando se realicen trabajos en altura, estar en un buen estado físico.

 

¿Qué hacer en caso de caída?

Como prevención, estos trabajos NUNCA se deben realizar en solitario. Aplicar el principio PAS: proteger, avisar, socorrer.

Si la persona accidentada está consciente:

  • El recurso preventivo del trabajo en cuestión: debe llamar inmediatamente para solicitar ayuda.
  • Un entrenamiento previo ayuda a actuar con rapidez.
  • Intentar calmar la persona accidentada e informarla de la necesidad de mantenerse en la posición lo más horizontal posible.
  • La persona accidentada debe intentar mover las piernas si puede. Si no es posible, doblar las rodillas y colocarse en una posición lo más horizontal posible.

Hay que intentar aliviar levemente la presión de las cintas, por ejemplo con el uso de la cinta antitrauma. La persona trabajadora debe ser rescatada rápidamente y llevada gradualmente a una posición horizontal para evitar un posible paro cardíaco.

 

Si la persona accidentada está inconsciente se debe llamar inmediatamente para solicitar ayuda. El rescate debe realizarse lo antes posible y por personal especializado.